▷【Texto expositivo】➜ Qué es, estructura y cómo se desarrolla Skip to content
Tipos de texto

Texto expositivo: qué es, estructura y cómo se desarrolla

El texto expositivo tiene como objetivo construir un discurso para un público entendido en el tema. Está formulado por explicaciones y datos concisos. Se utiliza comúnmente en enciclopedias, revistas, conferencias y manuales.

Cuando se hace un texto expositivo es necesario seguir pasos que den orden y claridad a lo expuesto. Por eso lo primero que se tiene que definir, es el tema central del discurso con mucha claridad para así llamar la atención del lector. Luego se tratan los aspectos complementarios para dar más información y entendimiento al tema central. Y por último se aborda la finalidad del tema para conseguir una respuesta deseada del público.

Las herramientas que se suelen usar para hacer un texto expositivo son las definiciones, descripciones, comparaciones y ejemplos. De esta manera se crea un texto con un orden claro y entretenido. Ofreciéndole al lector un texto bien detallado y fácil de comprender.

Estructura del texto expositivo

El texto expositivo es un tipo de texto que obedece a un esquema prototípico que se forma por tres partes. Primero el problema, luego la resolución y por último la conclusión.

La descripción en este tipo de escritura está relacionada con los siguientes conceptos: procedimiento, mecanismo, morfología, comparación, fases, funciones, sistemas, etc. Proporciona información de un fenómeno u objeto por los acontecimientos que le son propios y que lo relacionan con otros.

  1. Descripción y definición. Es importante definir la idea que se va a tratar como una ley, concepto, axioma, etc. De esta manera se delimita una categoría con respecto a otra. Para realizar un esquema de los sucesos se pueden utilizar unas preguntas básicas para abordar el tema. ¿De qué trata? ¿Cuál o cómo es su estructura? ¿Cuál es su función?
  2. Clasificación. Se deben identificar las relaciones que hay entre los elementos. Es un esquema muy utilizado para los textos que buscan explicar o exponer información. Realizar esta clase de estructura ayuda a elaborar esquemas mentales, dado que la enumeración da una organización a los conceptos. Este orden hace que las operaciones mentales no requieran de un gran esfuerzo para comprender el texto. Cuando no se sigue un orden, se crea una gran confusión en el lector exigiéndole un gran esfuerzo mental.
  3. Contraste y comparación. Se definen las similitudes y diferencias a abordar. Al comparar las semejanzas o diferencias es necesario recurrir a una búsqueda de elementos que se oponen en su funcionamiento, en su estructura o en su procedencia.  Las pautas en las diferencias permiten crear un paralelo entre una y otra clase. Con la comparación es posible identificar también las similitudes en el asunto.
  4. Pregunta-respuesta. Este subtipo de exposición crea un esquema mental, abordando la necesidad de saber sobre una realidad. Uno puede crear una serie de preguntas y desde ahí formular las respuestas que ayuden mejor a la comprensión del lector. Muchas veces se suelen encontrar respuestas que den rodeos, esto es legítimo y puede ayudar a comprender mejor la lectura o a confundir más al lector.
  5. Ilustración. Es una manera de organizar la información, con un fin demostrativo. Se pueden emplear ilustraciones, fotografías, esquemas, tablas, etc.

Las principales marcas lingüísticas del texto expositivo

Los organizadores del texto son los números o letras que se utilizan para enumerar hechos, fenómenos o argumentos. También los son el control de márgenes, las comillas, los distintos tipos de letras y los paréntesis. En el texto expositivo es importante la utilización de títulos, subtítulos, mapas, epígrafes, gráficos, planos, esquemas o mapas conceptuales.

Las reformulaciones se realizan diciendo lo mismo con diferentes palabras para que sea más fácil de entender. Se trata de paráfrasis, que para conseguirlo se usan expresiones como: es decir, o sea, en otras palabras, dicho de otra manera, esto es, etc.

En el texto expositivo la exposición de información muestra preferencia por las formas lógicas sobre las psicológicas, que están establecidas en el esquema sintáctico de sujeto, verbo y complementos. Los conectores lógicos que más se utilizan son los de continuación, enumeración, adición, comparación, ejemplificación y conclusión.

Las normas de desarrollo en el texto expositivo

Las normas de desarrollo en estos tipos de texto se basan en la organización del contenido semántico. Hay tres grandes ejes que son la introducción, desarrollo y conclusión. En la introducción se muestra el tema sobre el cual va a tratar el texto, su contexto y sus antecedentes. Se responde a las preguntas: ¿por qué? ¿Qué? ¿Cómo?

En el desarrollo se explica el tema y los subtemas. Es una fase de resolución donde se encuentra el mayor contenido del texto. La conclusión es el cierre de la exposición, donde se resaltan los aspectos desarrollados. Se utilizan frases como: en resumen, en síntesis o en conclusión.

Cómo redactar un texto expositivo

La redacción de un texto expositivo consiste en dar forma escrita a un contenido que ya está planificado esquemáticamente. Cuando se redacta un texto expositivo se necesita usar algún recurso lingüístico y no lingüístico que se denomina como normas de textualidad.

Las normas de textualidad tienen la función de dar estructura, cohesionar los elementos y crear la verbalización adecuada para el documento. Para mayor facilidad en su manejo, se agrupan por niveles, según el aspecto del texto al que afecten.

El nivel paratextual se centra en los recursos tipográficos (tipos de letras para destacar cierta información), en los guiones o letras para enumerar sucesos o elementos. El control de márgenes que den un orden al texto. Las ilustraciones para dar forma a una representación. Índice, citas de otros autores que acompañen a la temática tratada.

Las formas supralingüísticas son los elementos lingüísticos que dan una marca a la estructura elegida y el subtipo seleccionado. Estos son los títulos y subtítulos que determinan las variantes del objeto de trabajo.

En el nivel textual se encuentran los aspectos que asumen los recursos lingüísticos que tienen que ver con la estructura del texto expositivo. Los subtipos son: definición/descripción, clasificación/tipología, comparación/contraste, problema/solución, pregunta/respuesta, causa/consecuencia.

En el nivel párrafo la escritura está constituida por una idea y su desarrollo. Las marcas del párrafo son el punto y aparte, y los conectores textuales. Las marcas referenciales se utilizan para crear una cohesión en su interior: repeticiones, campos semánticos, anáforas y sinónimos.

Las normas de textualidad actúan de manera integral. Es importante aclarar que así como otros tipos de texto, en la exposición también aplican las normas que tienen que ver con la intencionalidad y la aceptabilidad.

Ejemplos de textos expositivos

Los textos expositivos pueden ser de dos tipos: divulgativos y especializados.

  • Los divulgativos están dirigidos a un amplio público y ofrecen temas de interés general.
  • Los especializados usan un lenguaje más técnico y va dirigido a un público más acotado que entiende sobre el tema. Hay una gran cantidad que se definen como expositivos. Estas son: las instrucciones de uso, las reseñas bibliográficas, descripciones farmacológicas, textos científicos, bibliografías, textos jurídicos, folletos informativos, informes médicos, libros de textos, recetas de cocina, descripción de contenidos y transcripción de un discurso.

Cómo se expone por escrito

Para realizar un texto expositivo se utiliza una secuencia didáctica que facilita el desarrollo de la producción escrita. Primero se presentan los temas generales y específicos que se van a desarrollar. En la secuencia didáctica se incluyen preguntas que incentivan la participación del receptor. De esta manera se crea mayor interés y una sensación de estar participando con sólo leer el texto.

La secuencia didáctica se utiliza cuando un profesor quiere enseñar a sus alumnos a redactar un texto expositivo. Para enseñar los textos expositivos se consta de un proceso didáctico que estimula la participación de manera activa del estudiante y compromete al profesor en la mediación del desarrollo de un proyecto de escritura. Esta estructura permite un análisis y una reflexión sobre el deber ser, el hacer y el poder del profesor y del estudiante en las decisiones académicas.

Se contemplan los conceptos de necesidad, intención, contexto y proyección académica y social. Esta perspectiva didáctica no excluye a otras maneras de enseñar la escritura expositiva. Es una alternativa que se presta a la creatividad e iniciativa del profesor, para mejorarla o modificarla de acuerdo con las necesidades y los intereses del escritor.

Conclusión sobre el texto expositivo

La composición textual de un texto expositivo requiere de ciertas particularidades, dado que posee sus propias marcas textuales y lingüísticas. Se manifiesta en diferentes subtipos que a su vez se agrupan de forma distinta aunque mantiene una línea de exposición. Cada uno de estos subtipos se da para propósitos distintos.

La textualización o redacción del texto expositivo cuenta con un esquema común dado por una introducción, un desarrollo y una conclusión. El esquema se basa en las normas de textualidad que son: aceptabilidad, interdisciplinariedad, cohesión, coherencia e intencionalidad.

Texto expositivo: qué es, estructura y cómo se desarrolla
1.2 (24.85%) 202 votes