▷【Texto jurídico】➜ Qué es, estilo, tipos y ejemplos • Skip to content
Tipos de texto

Texto jurídico: qué es, estilo, tipos y ejemplos

El texto jurídico se utiliza con efectos legales, ya que tiene consecuencias jurídicas, como su nombre lo indica. Es por eso que su emisión tiene una serie de requisitos que debe contender para que sea formal. Su contenido tiene un gran carácter conservador, tanto el lenguaje empleado como la estructura.

La función del texto jurídico es de comunicar un normativo con el fin de que el destinatario conozca sus derechos y obligaciones, que impone el sistema jurídico. Como es de carácter general, tiene que ser claro para que sea comprendido. Esto se consigue por la corrección gramatical de su forma y estilo.

Qué es un texto jurídico

El texto jurídico está relacionado con el término derecho. Dicho término jurídico procede etimológicamente de la palabra latina “ius” y el diccionario lo define como “conjunto de reglas, principios y normas a las que están sometidos los individuos de una sociedad civil y a cuya observancia se ven compelidos por la fuerza”.

Es por eso que estos textos son muy diferentes al texto literario o al texto narrativo. El adjetivo que corresponde a derecho es jurídico. El Derecho posee múltiples ramas, que dan lugar a diferentes tipos de textos jurídicos:

  • Derecho Mercantil ( leyes que regulan los intercambios de productos).
  • Derecho Laboral ( derecho y deberes del trabajador y la empresa).
  • Derecho Civil ( relaciones de los individuos entre sí ).
  • Derecho Penal ( castigo por medio de sanciones).
  • Derecho Político ( funcionamiento del Estado y sus relaciones con los ciudadanos).
  • Derecho Administrativo ( normas o disposiciones relativas a la Administración).
  • Derecho Internacional ( relación de los diferentes Estados entre sí).

Estilo del texto jurídico

Como el texto jurídico se emplea en un ámbito específico, su estilo de redacción conserva expresiones de hace muchos años. Mantiene las formas rígidas y aspectos de otra época, que requieren adecuarlos a la actualidad. Se debe respetar la impronta que mantiene el propio orden jurídico, dentro de un marco de sobriedad gramatical, modernidad sintáctica y claridad.

Cuando se quiere actualizar un texto jurídico es necesario seguir ciertos pasos:

  • Utilizar títulos y subtítulos que sean precisos y breves.
  • Mantener el lenguaje técnico.
  • Redactar oraciones que sean claras y breves.
  • El tema principal debe estar en las oraciones principales y no en las oraciones subordinadas.
  • La redacción debe ser sencilla para que no haya diferentes interpretaciones.
  • Evitar el uso de nominalizaciones.
  • Simplificar las frases verbales.
  • Evitar el uso de neologismos que sean poco conocidos.
  • Si es necesario incluir neologismos se debe hacer una apartado aclarando los nuevos conceptos.
  • Quitar los elementos retóricos para evitar confusiones.

Para escribir de manera correcta un texto jurídico se debe fragmentar en párrafos y utilizar el etiquetado. Esto se utiliza para que el lector tenga una idea previa de lo que va a leer. Es común que este tipo de textos tengan etiquetas, subtítulos, cuadros, diagramas, subrayados, etc. Todo esto sirve para bosquejar una panorama general del texto.

En este mismo entorno hay que dar cohesión a las ideas. Se unen las semejanzas y se separan las diferencias, evaluando cuidadosamente qué es lo más relevante y qué es lo secundario o menos importante.

Cómo se redacta un texto jurídico

Texto jurídico
El texto jurídico tiene una forma de redacción particular y varias partes

Para que un texto jurídico tenga valor se elaboran una serie de normas que regulan su actividad y simplifican sus trámites. De esta manera se pretende conseguir la máxima eficacia y rapidez con el mínimo gasto de tiempo, esfuerzo y dinero. Al seguir unos criterios homogéneos, se siguen unos patrones muy fijos.

Los ciudadanos particulares o las entidades privadas dirigen una serie de escritos a la administración pública. El más frecuente es la instancia, en la que se pide o solicita algo a la administración. Siguen un esquema muy fijo en su disposición:

  • Encabezamiento, que acompañado de las pólizas preceptivas, lo ocupa el tratamiento que debe darse al destinatario de la instancia.
  • El cuerpo de la instancia está compuesta por tres partes: La primera comienza en la identificación de la persona interesada que escribe la instancia. Corresponde a la exposición que se vale de una fórmula de introducción. Se suele utilizar la forma de gerundio para indicar las circunstancias en que se basa la solicitud, aunque no es obligado.
  • La exposición debe ser clara y a la vez concisa. La última parte, en que se hace explícita la petición, se sirve de otra fórmula introductoria: solicita.
  • La instancia concluye con una frase final de despedida, el lugar, la fecha y la firma del solicitante.

Ejemplos de texto jurídico

Las declaraciones jurídicas son un ejemplo del texto jurídico. Para realizarlas de manera correcta se debe seguir el siguiente esquema:

  • Datos personales.
  • Fórmula de la declaración y contenido de la misma.
  • Lugar, fecha y firma.
  • Al pie de la declaración, organismo o departamento al que se dirige.

Para realizar una denuncia también se sigue el esquema del texto jurídico. Los particulares pueden denunciar ante las autoridades determinados hechos, infracciones, por medio de escritos que contengan los siguientes puntos:

  • Datos personales.
  • Con la fórmula de “ Denuncia bajo su responsabilidad los hechos siguientes” , se inicia la exposición, puede acompañarse de los documentos oportunos.
  • Lugar, fecha y firma. En la parte inferior, organismo al que se remite la denuncia.
Texto jurídico: qué es, estilo, tipos y ejemplos
4.3 (86.25%) 16 votes